14 Feb 2019
Piscinas

La piscina hipnótica de Ezarri

Ezarri ha resuelto uno de sus retos más singulares con esta piscina gresite. Se trata de generar un mosaico para un diseño exclusivo, muy complejo y, además, con un componente artístico. El resultado es una piscina de gresite hipnóptica que atrapa a quien la contempla. Una piscina incrustada en una galería de arte que se emplaza al aire libre en la Provenza francesa.

Se trata del Parque de Esculturas Contemporáneas denominado Domaine Du Muy, del coleccionista francés Jean-Gabriel Mitterrand, Un coleccionista que desde hace tres décadas ofrece un lugar preponderante a la escultura contemporánea desde su galería en el barrio del Marais en París. Así como a través de numerosos proyectos expositivos realizados en espacios públicos y privados por todo el mundo.

Piscina Gresite Peter Kogler

Colaboración con el artista Peter Kogler

Jean-Gabriel Mitterrand proyectó en 2014 un recinto privado en el sur de Francia dedicado a la escultura monumental. El resultado es un parque mágico lleno de esculturas. Obras que combinan con el paisaje de la campiña francesa de la Provenza. Un lugar especial entre puntos turísticos de atracción como St-Tropez o Mónaco.

 

Ezarri ha trabajado con el diseñador de esta piscina hipnóptica, el artista Peter Kogler.

 

Las publicaciones especializadas escriben que "durante más de treinta años, el artista de Austria Peter Kogler ha trabajado en la intersección de la arquitectura y de nuevos medios para construir ambientes inmersivos y elementos escultóricos que parecen redefinir espacios físicos. Al llenar las paredes con ilusiones ópticas desafía la sensación de profundidad y cordura de un espectador. Con sus ambiciosas instalaciones monocromáticas de patrones repetitivos que incorporan pipas, hormigas y patrones audazmente parecidos a serpientes".

Piscina Gresite Peter Kogler

Una piscina gresite policromática en La Provenza

Con todos estos elementos artísticos, Ezarri se preparó para encarar el proyecto alucinante del artista. Para empezar, la idea original fue concebida por el artista. Posteriormente, fue plasmada en mosaico por Ezarri. Para adaptar el concepto de Kogler al mosaico de esta piscina gresite se creó, previamente, una maqueta en tres dimensiones por parte de Ezarri.

 

El resultado salta a la vista. La piscina gresite resultante es un bello delirio monocromático sin fronteras precisas a nuestros sentidos. Una obra que sigue la impronta personal de este artista. Ezarri ha tenido que sacar lo mejor de la empresa para estar a la altura de este reto en tan compleja piscina de gresite.

 

Con este trabajo Ezarri forma ya parte de la campiña francesa de la Provenza gracias a una piscina gresite espectacular. Un proyecto insertado en una colección de obras de arte de la escultura contemporánea.

 
Compártelo